Roberto Polo y los conseguidores

Seguramente leyeron la semana pasada, imagino que con algo de perplejidad, la noticia, calificada por Emiliano García-Page, presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, de “bombazo cultural”Roberto Polo cederá a la comunidad autónoma una colección de 7.000 obras de arte, que se instalarán rotativamente en el Convento de Santa Fe y el Museo de Santa Cruz, en Toledo, y más adelante, en el Archivo Histórico Provincial de Cuenca (o en la Casa Zabala, según reciente ocurrencia). Antes de empezar a desentrañar la “operación”, algunas aclaraciones que nos obligan a observarla con escepticismo. No se trata de una donación. Polo se ha comprometido solamente a empezar a traer obras a Toledo y Cuenca, en principio unas 500, y a mantener el depósito durante al menos quince años. Sí ha hablado de la posibilidad de regalar obras más adelante, sin precisar cuántas, y haciéndolo depender del resultado de esta primera fase. García-Page ha anunciado que la Viceconsejería de Cultura se ocupará de crear la estructura de gestión necesaria para el funcionamiento del futuro museo desdoblado en ambas ciudades, quizá una fundación. Pero no es algo que esté firmado, que sepamos. Y, miren, cuando no hay estructura, no hay presupuesto adjudicado y no hay ni sede -serán necesarias reformas arquitectónicas más o menos costosas-, hay que hacer oídos sordos a los cantos al sol. Quizá recuerden el anuncio, en abril de 2014, de un Museo del Realismo en Albacete dedicado a Antonio López y familia, que María Dolores de Cospedal amadrinó cuando era presidenta de la Comunidad. En enero del año pasado, García-Page, que dejó morir el proyecto, se justificó diciendo que se trataba solo de “un documento que no tenía presupuesto, sólo hay una declaración de intenciones, no hay convenio que establezca ningún otro parámetro y ni mucho menos financiación” (El Digital de Albacete). Pues eso.

Albacete
Firma del acuerdo para la creación del Museo de Arte Realista en Albacete

Pero, en fin, pongamos que las partes van a concluir los acuerdos, a firmarlos y a ponerlos en marcha. ¿Qué es lo que recibirá Castilla-La Mancha? De la colección se sabe muy poco. La Junta no ha esgrimido ningún estudio de la misma por parte de expertos en la materia, ni ha hecho ninguna valoración económica; tan solo se ha dicho que el seguro de las obras asciende a 50 millones de euros. Si esta cantidad cubre la totalidad de las 7.000 obras, la mayoría de ellas deben ser poco valiosas. En las informaciones publicadas se repiten siempre unos mismos nombres de artistas, y fíjense que incluso entre estos pocos no todos son centrales, como se pretende -lean la disparatada loa de la colección en la web de la Junta-, para el arte moderno europeo: Laszlo Moholy-Nagy, Kurt Schwitters, Max Ernst, Oskar Schlemmer, Karl Schmidt-Rottluff, Georges Vantongerloo, Marthe Donas, Karel Maes, Jozef Peeters, Pierre-Louis Flouquet, Marc Eemans, Eileen Gray, Paul Joostens… En este vídeo institucional se ven algunas. Quiero pensar que se podría hacer una buena selección de las mejores obras de la colección pero me jugaría el cuello a que no son más de, no sé, 200 o 300. Entre 7.000. 

Leer el artículo completo en El Cultural.