En los últimos días se han comentado mucho los planes de Andrea Levy, Delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, para trasladar Medialab a Matadero (¿a qué espacio?) y llevar a la Serrería Belga obras del Museo de Arte Contemporáneo municipal (ahora en Conde Duque). Una operación que no se ha justificado adecuadamente y que podría suponer la desactivación o al menos el redimensionamiento (a la baja) del centro de investigación. La colección del museo, que se dice contemporáneo, está muy desactualizada y dudo mucho que vaya a ejercer gran atracción del público local o visitante.

Pero Levy, a través de Madrid Destino, tiene otro plan que afecta a Matadero, del que se sabe poco. Hoy, ha adelantado a ABC la noticia: la Nave 16 se convertirá en un “centro de arte inmersivo”. Se equivocan mucho si creen que se trata de algo similar a lo que vimos en el Festival de Electrónica Visual y Experiencias Inmersivas (L.E.V.), allí mismo en septiembre pasado, con participación de Laurie Anderson, Hsin-Chien Huang, Claudia Maté, Darren Aronofski, Biosphere, Sigur Ros o Matthew Herbert. Esto no será un “centro de arte” sino una barraca de feria en la que se instalarán espectáculos con rebozo artístico que deleitarán, previo pago, al público menos exigente. La pretensión de que un despliegue impactante de proyecciones va a convertir a Matadero en “una referencia cultural y creativa internacional”, como se afirma en ABC, es ridícula.

Según fuentes del Ayuntamiento, “Junto a una programación anual, el futuro centro contribuirá con contenidos temáticos a los principales hitos culturales de la ciudad como Navidad, San Isidro o Carnaval, entre otros, así como a fortalecer a Matadero como el nuevo gran centro cultural multidisciplinar de Madrid”. Ya se harán idea del nivel que podemos esperar. Está claro que Matadero ha perdido fuelle en artes visuales. Pero no es esta la manera de recuperarlo.

Puertas abiertas del centro de residencias, 2019

La operación no solo le va a salir gratis al Ayuntamiento sino que va a conseguirle unos ingresos nada despreciables de los que no habla a la prensa. Pero supone el sacrificio del Centro de Residencias Artísticas, que ocupa ahora una buena parte de la nave (en el resto se hacen, como saben, exposiciones). Quiero pensar que Madrid Destino no se va a cargar los programas de residencias de producción artística y las exposiciones que derivan de ellas, o la convocatoria de experiencias curatoriales. ¿O sí? Y, si no, ¿dónde piensa ubicarlos?

He localizado la licitación. Y voy a dar algunos pormenores a quienes no se animen a leer los 82 folios de las cláusulas administrativas y los 37 de las prescripciones técnicas, que definen muy bien el tipo de show que nos van a ofrecer.

Lo primero que quiero apuntar es que tiene todo el aspecto de estar diseñada para formalizar administrativamente un proyecto ya existente, elaborado por una empresa. Son demasiados los detalles técnicos y muy concreto el plan de distribución de espacios y de instalaciones como para que hayan salido de la cabeza de un funcionario municipal. Pero el negocio es jugoso y es posible que la competencia se anime a concursar. Está abierta a licitadores extranjeros, y los hay muy potentes en este nicho de negocio.

Importe

Se trata de una concesión con una duración de diez años (cinco años iniciales, prorrogables a otros cinco). Y estas son algunas de las estimaciones económicas:

  • Se exigen tres producciones inmersivas anuales (cambio cada cuatro meses, por tanto), con un coste total de 750.000 euros.
  • Los costes anuales de explotación sumarían 2.477.832 € (incluido el canon).
  • Se maneja un canon de 45.000 € al mes, pero a continuación se rebaja ya de partida: “el canon queda fijado en 35.505 € (…) al tener muy en cuenta la complejidad de la adecuación del espacio, el alto desembolso de la inversión inicial y la lógica apuesta por la calidad de un proyecto complejo que va a ofrecer un servicio público de alto valor. Son factores que deben conjugarse con los meramente económicos”. Así que serían 426.000 € al año a cobrar por el Ayuntamiento. ¿Caro? ¿Barato? Si multiplicamos los 5.235 m2 que tiene la Nave 16 por el precio medio actual del alquiler en Madrid (14 €/m2), la renta debería duplicarse: 73.290 €.
  • El Ayuntamiento, por otra parte, aventura que semejante maravilla supondrá un retorno para la ciudad de 4,2 millones de euros anuales.
  • Y esto se considera que puede llegar a ganar la adjudicataria.:
  • Se calcula que el beneficio medio anual de la empresa será de 2.496.165 €. Casi 25 millones en los diez años de contrato.

Adecuación

La adjudicataria costeará la adaptación arquitectónica y técnica previa, que el Ayuntamiento cuantifica en 2.427.260 euros. Hay, sobre todo, problemas en el tejado, en el área central de la nave. En realidad, la inversión en la infraestructura es una pequeña parte de esa cantidad: las partidas más costosas son las del equipamiento técnico que, supongo, queda en propiedad de la empresa:

Distribución

Sala introductoria, sala de exposición inmersiva (“se contempla proyección en todos los muros, hasta 6 metros de altura y en el suelo”), zonas técnicas, control room y tienda.

Memoria técnica

Debería incluir, entre otras cosas:

“Un Programa de Divulgación, que recoja las líneas de contenidos relacionados con la cultura, la creación artística y la divulgación del arte, así como la aplicación de la tecnología al fomento del hecho cultural como esencial para la calidad de vida y su accesibilidad a todos los públicos”.

“Un Programa de Creatividad, que recoja la propuesta de líneas de actuación que posibiliten la creación propia o en colaboración para generar contenidos culturales originales y de calidad, así como la interacción de las diversas disciplinas artísticas en la oferta de contenidos”.

«Un Programa de Innovación Aplicada, donde se recoja la propuesta de líneas de actuación que posicionen este espacio, y con ello al complejo cultural de Matadero Madrid como referente de la interacción entre creación artística y tecnología para la generación de productos y servicios que acerquen la cultura a una amplia diversidad de públicos.”

Personal

Todo el personal estará externalizado y no se fijan condiciones para evitar la precariedad laboral, pidiéndose tan solo que se procure que sea estable: “La plantilla de personal al servicio de la instalación será detallada y pertenecerá a la entidad adjudicataria. El personal irá debidamente identificado como perteneciente a la entidad adjudicataria, absteniéndose de cualquier identificación que lo relacione con Madrid Destino”. Y. “En ningún supuesto podrá considerarse que el personal de la entidad adjudicataria tiene relación laboral,contractual o de naturaleza alguna respecto a Madrid Destino, debiendo dicha entidad informar debidamente a su personal de dicho extremo, e incluir expresamente esta circunstancia en todos los contratos de las personas que trabajen en la instalación”. No vayan a protestarles a ellos. No obstante, la conciliación y las mejoras salariales puntúan en el concurso.

Para la programación: “Es aconsejable para garantizar la calidad de los contenidos audiovisuales, contar con la colaboración de un equipo de artistas 3D, experto en creación de contenidos audiovisuales para espectáculos y exhibiciones culturales de gran formato, muestras de arte inmersivo, video mapping e instalaciones en museos; una dirección de arte y un gestor de proyectos culturales”.

Imagen

Eso sí, tiene que dar la impresión de que es Matadero quien gestiona y programa: “El nombre de la empresa adjudicataria no será un nombre que se publicite en la propia Nave ni en los materiales de comunicación y promoción del mismo”.

Ingresos

Todos corresponderán a la empresa, al 100%. “Las instalaciones serán de uso y acceso público mediante el pago de la correspondiente entrada”. El precio, el que quiera poner la empresa, sin pasarse: “Las tarifas por utilización de las Instalaciones serán fijadas por la Adjudicataria. No obstante los espectáculos y actividades que formen parte de la programación ordinaria tendrán un precio que favorezca la accesibilidad a todos los públicos”. En las estimaciones de ganancias, se maneja una entrada de 10€.

Además, podrá cobrar por:

  • Alquiler y explotación del espacios en actividades relacionadas con el objeto del contrato
  • Actividades especiales y accesorias de la actividad cultural
  • Explotación de máquinas expendedoras
  • Eventos extraordinarios

Uso de las instalaciones

La empresa tendrá mucha mano libre y “podrá disponer, para actividades no abiertas al público en general, de hasta tres días a la semana, de lunes a viernes, que deberán tener relación con el objeto del contrato”. Podrá realizar “todo tipo de actividades formativas, divulgativas, turísticas o de cualquier otra naturaleza análoga que no se enmarquen en la propia actividad expositiva”. Y esto, que debe referirse a Navidad, San Isidro, Carnaval…: “todo tipo de actividades, que en coordinación con Matadero Madrid, aporten contenido a su programación anual y tengan relación con los principales hitos culturales del año”.

Control

Aparte de las obligaciones administrativas y contables, se pide a la adjudicataria que presente planes anuales de programación y actividades, y que tenga un contacto periódico con la coordinadora de Matadero simplemente para facilitar la “convivencia” con el resto de actividades. No se someterá el programa “artístico” a la aprobación de nadie.

El oro de Klimt

¿Qué clase de espectáculos veremos en Matadero? Y ¿qué empresas con actividad en nuestro país podrían competir para hacerse con la concesión?

Aquí algunos ejemplos muy recientes:

Pues nada, que alquilen el resto de las naves. Así hay que trabajar menos y todos tan contentos.