Ponga un museo pío en su programa

Habrán notado que en estos días se habla y se escribe mucho sobre museos. El 18 de mayo será su Día Internacional, que empezó a celebrarse el pasado sábado con la Noche de los Museos, concebida para atraer nuevos públicos. Son fechas que se aprovechan para recordar las carencias de unos, cuestionar la pertinencia de otros, quejarse de que hay demasiado público o lamentar que no entra a las salas ni un gato, según la perspectiva del comentarista. Hablamos en general de museos, cuando hay muchos tipos, con funciones, dimensiones y problemáticas muy diferentes. Es un asunto sobre el que se frivoliza y sobre el que todo el mundo quiere opinar. Y que se presta a menudo a la instrumentalización: no interesa el museo como lugar de conocimiento o de encuentro con el arte sino como foco de atracción turística o eje de renovación urbana.

Estamos en campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas y los candidatos se aprestan a disipar cualquier debate en este sentido con promesas de más museos, a los que se confía la recuperación económica de pueblos y ciudades. Escuchamos, allá donde pongamos la oreja, la gran mentira: “la cultura es el eje de mi proyecto”. Ya hemos visto en los últimos tiempos lo mucho que interesan la cultura, las artes, a los responsables políticos. Y lo que va a venir después de las elecciones… No habrá piedad. Mas eso será mañana; hoy, los periódicos nos traen cada día el anuncio de un museo, sea de lo que sea. Durante años hemos vivido el sarampión de los museos y centros de arte contemporáneo, que va remitiendo. No soy de los que creen que se hicieron más de la cuenta, aunque algunos no se construyeron en el lugar conveniente o con las dimensiones adecuadas. Sigue habiendo ciudades medianas sin un lugar estable en el que promover y conocer la creación actual, y es una falta que habrá que cubrir en el futuro. No será pronto: he seguido en las últimas semanas las ofertas electorales de los candidatos y me ha sorprendido que ya no se percibe esa pasión súbita por el arte actual. El efecto Guggenheim se ha enfriado. Ahora lo que peta es… ¡el museo de la Semana Santa!

Es increíble: parece que los partidos lo hubieran lanzado como nueva consigna para engordar los siempre flacos capítulos dedicados a la cultura en los programas municipales. No es una cuestión ideológica, como tal vez estén suponiendo. Las “promesas” vienen tanto de la izquierda como de la derecha. El PP quiere hacer museos dedicados a esta festividad religiosa en Palencia, en Jaén -Museo de Arte Cofrade-, en El Ferrol, en Cádiz -en las Bóvedas de Santa Elena- y en Granada, donde ocuparía una rehabilitada Iglesia de San Luis “si así lo apoya la Federación de Cofradías de Granada”. En Alicante, el mismo partido quiere crear uno en el edificio de Tabacalera. Recordemos que las antiguas fábricas de tabaco se han convertido en un quebradero de cabeza para muchos regidores, que se han metido en obras de reforma para usos culturales de edificios gigantescos que ahora ni pueden acabar ni pueden equipar para que cumplan las funciones planeadas. El museo genérico de Semana Santa no debe ser muy caro de montar, pues se tira de patrimonio eclesiástico, y ocupa mucho, con los pasos y tronos. En Logroño, la candidata popular quiere el suyo en el antiguo convento de la Madre de Dios, aunque mira también al futuro con un Centro de Cultura Contemporánea en el Parque de los Enamorados. No dedicado en exclusiva a la Semana Santa, pero primo hermano, sería el Museo de Arte Sacro que el PP de Málaga querría crear en el Convento del Císter.

En Guadalajara, el PSOE pretende poner uno en el Fuerte de San Francisco. También son proyectos socialistas los de Ciudad Real, donde el candidato hace buenas migas con la Asociación de Cofradías, y el de Alzira (Valencia). En Salamanca, el partido propone no un museo pero sí un Centro de Interpretación de la Semana Santa en la Iglesia del Arrabal. Sevilla, cómo no, se apunta a la moda con la ocurrencia de que el edificio de San Hermenegildo sea centro de exposiciones permanente sobre nuestro tema. Y, para empatar con el PP, otro Museo de Arte Sacro, en Aracena. La nota discordante la pone el candidato del PSOE en Torrevieja, Alicante, donde quiere cambiar el uso del edificio en construcción, de siete plantas”, destinado por el equipo de gobierno saliente a museo de la Semana Santa.

Museo de la Semana Santa de Torrevieja, con proyecto de Javier García Solera

Los partidos más pequeños no escapan a la tendencia. Unión del Pueblo Leonés promete museo de pasos en León, en coincidencia con el PP. En Badajoz han sido algunos de los ciudadanos, a través de los colectivos Amigos de Badajoz y Asociación Cívica Ciudad de Badajoz, quienes han solicitado al Ayuntamiento la creación de un Museo de Semana Santa, proponiendo como sede la Iglesia de los Jesuitas. La Plataforma de Gandía planea su museo de las procesiones “sostenible, adecuado al entorno y con costes de mantenimiento mínimos” en el entorno de la Alquería de Martorell y Unidad Regionalista de Castilla y León lo promete para Valladolid. ¡Hasta Izquierda Unida quiere hacer uno en Mérida!

Cuento 20 museos de la Semana Santa o afines, y seguro que hay alguno más que se me ha escapado. ¿Qué significa esta pasión por la Pasión? He aludido ya a algunas posibles claves:
1. pueden ser proyectos no excesivamente gravosos, con la que está cayendo, pues se cuenta a menudo con iglesias o conventos, con obras de arte que están en iglesias o museos diocesanos que las pueden dejar en depósito
2. se asocian a la bonanza económica que suele traer la Semana Santa a los lugares donde tiene más poder de convocatoria
3. refuerzan la identidad de la población en esos mismos lugares
4. se complace a una parte importante de la población y se ganan votos
¿Se les ocurren otras?

Lo que está claro es que el museo de arte contemporáneo ha dejado de ser el equipamiento cultural más deseado. Esto se contempla con cierto alivio, dado que se han presentado muchas ideas sin pies ni cabeza, sin medida, en estos últimos tiempos; unas se hicieron realidad, otras están en stand by y algunas cayeron definitivamente en el olvido. Pero también con cierta preocupación, pues denota, en conjunción con este nuevo entusiasmo por la Semana Santa, un desapego hacia la creación actual (si alguna vez hubo realmente apego). Es lógico que, con las arcas vacías, los ayuntamientos opten por propuestas modestas. Las excepciones son el delirante Museo de Museos que planea Málaga y el MADMA de Murcia, de los que hablaré otro día. Pero es que hay términos medios: centros de producción y difusión, salas de exposiciones más modestas… Pero eso no vende.

Aquí les dejo un listado incompleto de museos prometidos. Con dos fines. El primero, que puedan comprobar qué poca imaginación tienen nuestros políticos y qué pobre perspectiva de avances culturales nos ofrecen. Pesa el mencionado factor de refuerzo de la identidad social y de los factores más visibles de desarrollo económico. Sólo al final de la lista encontramos, como excepción, algunos museos o centros relacionados con el arte actual. El segundo, que al final de la legislatura repasemos cuántos se han creado realmente.

Producto local:
PP Benavente: Museo del Toro
UPN Pamplona: Museo de los Sanfermines
PP Hernani: Museo de la Sidra
IU Piloña: Museo del Sidrón
PSD Denia: Museo del Vino
PP Ciudad Real: Museo del Vino
PSOE Lorca: Museo del Vino y Museo del Curtido
Partido Andalucista, Alcalá de Guadaira: Museo del Agua
PP Requena: Museo del Embutido
PSOE Elche: Museo de la Palma Blanca
PSPV Alcora: Museo de la Cerámica
PP Almería: Museo de la Guitarra y Museo del Cine

Científicos (?):
UPyD Alicante: Museo Interactivo de la Ciencia y de la Historia de la Astronomía en Alicante
PP Salas de los Infantes: Museo Regional de Dinosaurios
Partido Nacionalista Canario, Arrecife: Museo de Cetáceos de Canarias
PP Cádiz: Museo de Arqueología Subacuática, Museo del Títere y Museo de la Prensa
PSOE Madrid: Museo de la Ciencia (en el Palacio de Cibeles)

Festivaleros:
PSOE Albacete: Museo Nacional del Circo
UPyD Cádiz: Museo del Carnaval
IU Mérida: Museo del Carnaval y Museo Visigodo
Alternativa Sí Se Puede, Tenerife: Museo del Carnaval

Industriales:
PSOE León: Museo del Ferrocarril
PSOE Getafe: Tres museos sobre la aviación: EADS, Ministerio de Defensa y Fundación Infante de Orleans
PP Avilés: Museo de Ensidesa

Escultura al aire libre:
PSOE Toledo: Museo de Escultura al Aire Libre
Ciudadanos de Logroño: Museo de Escultura al Aire Libre
Nueva Canarias, Las Palmas: Museo de Esculturas de Arena

Cultura popular:
PP Fraga: Museo de Oficios y Museo del Traje Tradicional
CiU Lleida: Museo de la Cultura Popular
IU Cádiz: Museo del Flamenco

Culturales (?):
PP Valencia: Museo de Historia de la Música
IU Avilés: Museo de la Historia Urbana, Museo de ENSIDESA y Museo Etnográfico de Avilés
Socialistas por Cartagena: Museo Modernista
PSOE Arcos de la Frontera: Museo de la Literatura Arcense
PSOE Mérida: Museo de Historia

Monográfico:
PP Guadalajara: Museo de Francisco Sobrino

Cultura y arte contemporáneos:
PSOE Málaga: Centro de la Cultura Audiovisual, Incubadora de empresas culturales, Centro de artes emergentes y ampliación del CAC.
IU Huelva: Museo Iberoamericano de Arte Contemporáneo (excepción en el panorama general)
PSOE Almería: Ciudad de los Artistas
IU Málaga: Museo de Arte Contemporáneo para artistas malagueños

Publicado en el blog Y tú que lo veas, en www.elcultural.es