Navegación veneciana

Espero ofrecerles en breve un análisis más detenido de quiénes, cómo, por cuánto y por qué intervienen en la programación oficial y extraoficial de la Bienal de Venecia. De momento, les propongo una pequeña guía que facilite la selección de pabellones y exposiciones a visitar o, si no tienen previsto viajar, para hacerse una idea de cómo es esta edición del que aún puede presumir de ser el evento artístico más destacado del mundo. Cada uno tiene sus intereses y preferencias, así que no pretendo que esto sirva a todos; por ello, complemento las recomendaciones con un panorama más completo en forma de mapa con datos, que pueden consultar y descargar aquí, y con una recopilación más amplia de vídeos en esta lista de reproducción. En el mapa he señalado en negro las, a mi juicio, mejores exposiciones, en amarillo las que deberían visitarse y en gris las que se pueden perder con toda tranquilidad. Conviene, en cualquier caso, recoger en los pabellones británicos una copia de la guía en papel de My Art Guide, muy útil herramienta para informarse sobre todo lo expuesto.

Tienen aún mucho tiempo, hasta el 22 de noviembre, pero cuidado porque algunas exposiciones se clausuran antes. Consulten las fechas. Son, aproximadamente, 90 participaciones nacionales y 44 eventos colaterales, así que hay que elegir por fuerza. Lamentablemente, no es difícil prescindir de un gran número de ellas y ellos. Creo que objetivamente el nivel de calidad e interés de la oferta ha descendido sensiblemente. Es posible que influya mucho en la visión general la pésima exposición que ha armado Okwi Enwezor, All the World’s Futures, que si sobre el papel ya parecía arbitraria y mal estructurada, en la experiencia directa es un barrizal. Podría haber salido mejor parada si fuese de verdad una exposición política en la que las obras se eligen de acuerdo a unos presupuestos ideológicos a los que deben servir de ilustración. Pero es que no lo es.

Lea el artículo completo en El Cultural.